El día y la noche


El día y la noche

Como la mayoría de los que seguís este blog sabéis, tengo dos churumbeles mellizos de poco más de dos años que son el día y la noche, no es que no parezcan mellizos, es que no parecen ni parientes lejanos. Compartieron estancia en mi enorme barriga durante casi nueve meses, nacieron con dos minutos de diferencia, pero ya al nacer el niño tenía la cabeza medio deformada por el peso del trasero de su hermana sobre su cabeza, ella consiguió hacerse con más sitio en la estancia. Eso debería haberlo visto como algo premonitorio de lo que iba a ser su carácter.

Físicamente ya son el día y la noche, Pep es rubio, de piel transparente y sensible, las lágrimas le dejan en la piel una marca roja en forma de afluente del Nilo que da lástima verlo, el culete se le irrita con una facilidad pasmosa si no le cambias el pañal bien rápido cuando hace un simple pipí y las marcas de los mordiscos que le pega su hermana le duran un mes como poco.

Lola es agitanada, le da un rayo de sol una tarde tonta y ya parece que ha estado dándose 10 sesiones de rayos UVA, es de piel “dura”, los arañazos o heridas se le curan en un “santiamén” y nunca ha tenido el culete irritado.

Aquí les tenéis, en una foto del verano pasado, buscad las 7 diferencias:

Pero las diferencias no acaban aquí, son sobretodo de carácter. Él es tranquilo, cariñoso, pacífico. Ella es más “movidita”, es ocurrente y mandona, da órdenes a su hermano como un general de la legión, siempre consigue lo que quiere, o lo intenta insistentemente, no sabemos a quién ha salido.

Para muestra un botón. Una barra de pan partida por la mitad (bueno, eso creía yo, por lo visto hay un trozo más grande que otro). Mirad la foto, Lola se da cuenta enseguida.

Y ya está, se lo ha quitado, y el otro con cara de compungido, pero se resigna, no se puede hacer nada. Él lo sabe.

En este caso me hizo gracia, lo vi venir y tomé las fotos con el móvil (de ahí la gran calidad de las imágenes!) Pero este es nuestro pan de cada día y supone castigos y enfrentamientos. Lola siempre quiere el juguete que tiene él, el lápiz de color rojo con el que el hermano pinta tranquilamente, justo esa pelota con la que juega él y no cualquiera de las otras 10 que tienen… Qué hago??? Castigarla todo el día en la silla de pensar?? Si tiene el culo plano la pobre ya! No veo solución, creo que cuando uno nace así no tiene remedio, la voy a dejar por imposible.

Suerte que la sangre no suele llegar al río y la mayoría del tiempo se quieren mucho. Tanto es así, que muchas mañanas me encuentro este panorama cuando entro a despertarles. Juro que cada uno tiene su propia cama.

Se necesitan y se buscan el uno al otro por mucho que se peleen. Así que asumo que se van a pelear y mucho hasta que tengan unos 30 años y luego creo (y espero) que serán los mejores amigos. No? Eso dicen de los gemelos y mellizos, a ver si van a ser estos dos la excepción!

Publicado en Novedades por

5 Comentarios


Deja un comentario

Name Tu comentario
Email Website * Sabemos que tienes algo que decir ;-)